La guillotina fue un invento que apareció durante los días turbios de la revolución francesa de 1789 con el fin de aplicar la pena capital por decapitación.

En efecto,  la revolución francesa consistió en un conflicto social y político de incalculables proporciones que convulsionó a todo el país Galo a tal punto que se llevaron por delante la vida del rey Luis XVI.  Fue un periodo violento con el fin de derrocar al antiguo régimen para imponer otro régimen. 

Durante este periodo,  los franceses desarrollaron lo que se conoció como el pensamiento ilustrado. Las ideas de filósofos como Voltaire,  Montaigne,  Rousseau comenzaron a hacer su efecto dentro de la sociedad francesa del siglo XVIII. El conocimiento humano es la llave para derrotar a la tiranía con el fin de construir un mundo mejor. 

Apareció la Enciclopedia, obra donde se resume el pensamiento ilustrado la cual terminó por destruir  y desacreditar a todo le sistema, al régimen. Quedaron consignados los principios filosóficos de dicha revolución: la razón, la igualdad, la fraternidad. 

Durante el régimen de Luis XVI la situación política  se agravó.  Los desorbitados gastos militares,  más los lujos en los cuales vivía el rey Sol,  sumado a una profunda crisis social y económica, hicieron que la revolución comenzará, en primera instancia,  por las clases burguesas descontentos con Rey,  quienes se reunían a puerta cerrada en sus casas para leer y comentar la Enciclopedia.

Sucedió lo que nadie tenía pensado, ni imaginado. Se presentó una mala cosecha agrícola por un invierno muy prolongado mientras que el rey Luis XVI se refugiaba en su palacio de Versalles con sus lujos exorbitantes. 

El caldo de cultivo perfecto para que estallara la revolución francesa con las consecuencias de todos conocidas.

Lo acontecido durante la semana pasada en todo Colombia , 21N, guardadas las proporciones, es un caldo de cultivo  el cual puede tener un desenlace inesperado.

Es lo que el profesor Toffler comentó en su famosa obra sobre la tercera ola con respecto a los submarinos que de pronto emergen en la superficie produciendo una ola que no es sabe a dónde nos puede conducir. 

Hacía referencia, Toffler, a los cambios sociales que de pronto,  súbitamente, emergen en la sociedad sin tener claridad hacia donde se dirigen, los cambios, pero que una vez en la superficie es poco probable que es detengan. A su vez, la sociedad no esta preparada para estos cambios sociales y políticos que  emergen como un submarino. No, la está desde todos los campos social, político, económico.

Mientras estos cambios suceden, a la gente angustiada no puede pedírsele que espere. La angustia es inmediata y el cambio debe serlo también. La angustia en un principio es calmada, luego surge de una forma espontánea para expresar ese descontento social que estamos viviendo en Colombia. 

La angustia existencial se siente en las calles.  En las mañanas cuando el ciudadano de a pie se monta en un Transmilenio o cuando sale de sus trabajos para llegar a sus casas sanos y salvos.

Hay angustia existencial, física, evidente. Unas veces causadas por nuestros propios errores,  otras veces por no querer reaccionar a tiempo reconociendo que la única manera para salir de una crisis como en la que nos encontramos es reconocer, precisamente, que nos encontramos en crisis.

Negar, en estos momentos, los evidentes problemas sociales que se presentan, el descontento generalizado por la gestión del actual gobierno,   sería el primer paso para que el pueblo se rebote con más agresividad de la vista hasta el momento. 

Sumado a un cambio generacional muy profundo en cual quedó en evidencia cuando en Bogotá se eligió a Claudia López.

Si no leemos correctamente este momento, podríamos tener un desenlace totalmente inesperado.

Hay que tener el valor y la personalidad para salir a enfrentarlos, los problemas sociales. 

Tiene el gobierno de Iván Duque la oportunidad única en la historia reciente del país para salir adelante de su crisis de gobernabilidad escuchando las peticiones sociales de un pueblo que se cansó de todo. 

De lo contrario, es menester recordar que a Guillotine, “dicen” lo guillotinaron.

Puntilla: Mientras tanto,  el doctor Alejandro Ordóñez comentó en su momento que la migración venezolana estaba siendo usada para generar el caos en la región. Tanto va al cántaro,  hasta que se rompe…

@RaGomezMar

Publicado: noviembre 26 de 2019