Para aplacar los rumores que le hacen daño a Uribe y al CD, Arias debe aclarar su vínculo con Odebrecht.

Tan pronto estalló el escándalo de Odebrecht, dejando en evidencia el maridaje corrupto de esa empresa con un sector de la clase política colombiana, empezó a mencionarse al exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, como uno de los beneficiarios del dinero que aquella empresa puso a circular entre personas con algún nivel de reconocimiento público.

Ante aquel rumor, el presidente Uribe, a comienzos de este año le preguntó sobre el particular a su exministro. Este portal pudo establecer que el doctor Arias negó cualquier vínculo con Odebrecht.

Hace algunos días, la historia revivió por cuenta de una publicación hecha en un diario de circulación nacional, en la que se indicó que un exalto funcionario de Uribe que hoy vive en los Estados Unidos recibió una suerte de mesada por parte de Odebrecht, “a cambio de guardar silencio”.

Ante aquella noticia, a través de su cuenta de Twitter, el expresidente Uribe conminó a que los aludidos hicieran claridad. Envió un mensaje que no dejaba espacio para las dudas: “Si alguien de mi gobierno o candidato afecto recibió dinero de Odebrecht, estamos en mora de que lo hubiera dicho”.

El mensaje del presidente Uribe, aunque abierto, tenía destinatario único: el exministro Arias, quien vive en los Estados Unidos y hoy se encuentra en pleno juicio de extradición hacia Colombia.

A raíz de dicho trino, el presidente Uribe le confirmó a LOS IRREVERENTES que “Andrés Arias me escribió asegurándome que él no es la persona a la que hace mención el periódico en cuestión”.

Pero los hechos se han encargado de confirmar que el exministro de Agricultura, que salió del gobierno de Uribe a comienzos del año 2009 y que viajó a los Estados Unidos en 2014, cuando trascendió la noticia de que sería condenado por el escándalo de Agro Ingreso Seguro, en efecto sería beneficiario de una especia de “pensión” por parte de Odebrecht, en virtud de la amistad que el exministro tiene con el señor Federico Gaviria quien desde el año 2010 se presenta como representante de Odebrecht en Colombia.

Aquello obliga a que Arias aclare el asunto. Explicar por qué concepto y las fechas en las que recibió dicha mesada. Una fuente que conoce los pormenores de la investigación del caso Odebrecht, le aseguró a este portal que el doctor Arias recibió aquel emolumento, de varios millones de pesos al mes, hasta el primer trimestre del año 2016, cuando llevaba cerca de dos años como residente fiscal en los Estados Unidos.

No son pocas las empresas o los grupos económicos que ayudan a la manutención de importantes dirigentes políticos. Aquello, aunque siempre se maneja con discreción y sigilo, es una realidad que en principio no tienen nada de ilegal, aunque sí comporta una evidente falta ética.

Dado que todo lo que rodea a Odebrecht despierta suspicacias, es a Arias a quien le corresponde hacer claridad para evitar que los rumores terminen desplazando a la realidad. El silencio por parte suya alienta las especulaciones y el costo reputacional lo tienen que asumir el Centro Democrático y el presidente Uribe que han sido, en últimas, los que de manera leal han puesto la cara por él, cuando se presenta como ante la justicia estadounidense como un perseguido del régimen de Juan Manuel Santos.

@IrreverentesCol

Publicado: agosto 13 de 2017