Este fue mi tercer año de labor legislativa y, a pocos días de que este finalice, me siento orgullosa de todos los logros que hemos construido a lo largo de estos meses de trabajo constante y disciplinado.

A comienzos de 2017, más exactamente el 4 de enero, el Presidente sancionó nuestra Ley que amplió la licencia de maternidad de 14 a 18 semanas. Después de múltiples debates con diferentes sectores económicos, sociales y políticos logramos que esta legislación entrara en vigencia. Esto ha permitido que cientos de pequeños del territorio nacional puedan compartir un mes más con sus madres, en la época de mayor vulnerabilidad de estos; hecho que me hace sentir muy orgullosa.

En los meses siguientes, de la mano de la Comisión Segunda de la Cámara, fortalecimos el diálogo popular y directo con diferentes sectores de nuestro país. Gracias a varias proposiciones que fueron aprobadas en esta célula legislativa pudimos iniciar un proceso para visitar todas las localidades de Bogotá y los departamentos fronterizos con Venezuela.

En las primeras, entablamos una comunicación directa con los habitantes de las diferentes sectores de la capital para establecer cuáles problemáticas puntuales inciden en las condiciones de inseguridad de sus sectores, lo cual permitió crear compromisos con las autoridades distritales para generar soluciones integrales.

En las segundas, se conocieron de primera mano las complejidades que se han generado en los departamentos fronterizos, a partir de la migración masiva de venezolanos hacia nuestro territorio, como consecuencia de la crisis económica y política que atraviesa el vecino país.

En esas audiencias, al igual que en Bogotá, se crearon compromisos por parte de las autoridades municipales, departamentales y el Gobierno Nacional, para generar acciones integrales que permitan soluciones tanto para los colombianos como para los venezolanos, que han ingresado al territorio nacional en busca de esperanza y oportunidad.

Gracias a ese fortalecimiento progresivo del diálogo popular y directo, y al éxito legislativo que significó la licencia de maternidad, reafirmé una de mis grandes convicciones: el propósito de la política es el servicio.

Es por esto que a todos los colombianos y venezolanos les tengo que decir ¡gracias! Escuchar sus  necesidades me permitió convertirme en un agente de cambio, que ayuda a construir y materializar soluciones en la realidad. Ustedes me inspiran a trabajar cada día más, con dedicación, afecto y disciplina.

@Tatacabello

Publicado: diciembre 23 de 2017