Se ha vuelto costumbre en el mundo, que a los cien días de un nuevo gobierno, se haga un primer informe de su gestión. Colombia no es la excepción, es por esto que el Presidente Duque destinó el sábado pasado para hacer un informe detallado, cartera por cartera, de cómo han sido estos primeros 100 días al frente del país. 

Para algunos, este gobierno no ha hecho nada, sus críticas que en su gran mayoría están fundadas por el resentimiento propio de haber perdido las elecciones, han propiciado desordenes y vandalismo a través de algunas manifestaciones sin sentido ya que carecen de verdaderos argumentos para hacerla. 

Pero otros, han aprovechado estos desórdenes que sin lugar a dudas afectan, para salir a despotricar del actual gobierno, sin tener en cuenta un país descuadernado que ellos entregaron. 

Ante esto y de manera oportuna, el Presidente Duque salió este sábado a rendir sus primeras cuentas pero ante todo, a explicarle a los colombianos el preocupante estado en el que recibió un país y es que en estos 100 primeros días, el gobierno tuvo el suficiente tiempo para revisar cuidadosamente la situación, corregir algunos problemas urgentes y empezar a planear lo que va a hacer la operación de rescate. 

Para nadie es un secreto, que el anterior gobierno se excedió en los gastos y desaprovechó una bonanza, pasándole la cuenta a los colombianos con un aumento del IVA del 16% al 19%. Este derroche, trajo como consecuencia la deuda externa más alta de la historia, algo así como $125.000 millones de dólares, que representa cerca del 50% del PIB. Un déficit en cuenta corriente cercano al 3.5% del PIB y un presupuesto desfinanciado en cerca de $25 billones de pesos.

El Presidente Duque y el Ministro Carrasquilla han trabajado arduamente para corregir esos daños y planear una ruta de recuperación. De ante mano, el gobierno empezó a reducir el derroche y los gastos innecesarios, de esta forma le está dando cumplimiento a una de las promesas de campaña. La búsqueda de un Estado austero y eficiente, se refleja en la decision que el el Presidente Duque explicó, con la cual busca ahorrar cerca de $6.5 billones en cuatro años desde el funcionamiento de la rama ejecutiva. 

Adicionalmente, la tarea más ardua ha sido la de darle viabilidad al presupuesto del 2019 presentado por la anterior administración. Este presupuesto, antes de su aprobación por el Congreso tenía un hueco de $25 billones de pesos, después del trabajo liderado por el Presidente Duque, se redujo a $14 billones. Es importante señalar, que el gobierno con mucho esfuerzo logró apropiar para la educación cerca de $42 billones, este ha sido el presupuesto más alto en la historia del país para esta cartera.. Así mismo, apropió importantes recursos para el campo, ciencia y tecnología, salud, pero ante todo para asegurar la vida de los programas sociales necesarios para combatir la pobreza del país. 

Sin embargo, el esfuerzo no es suficiente y es necesario buscar recursos adicionales, para llenar el hueco de los $14 billones que restan. Ante esto, el gobierno presentó la Ley de Financiamiento, con la que contrario a lo que han dicho algunos detractores, el Presidente Duque si está cumpliendo con lo señalado en campaña, pero ante todo, es un proyecto necesario para sacar adelante el país. En primer lugar, era urgente bajarle la carga tributaria al sector productivo, hoy en día las empresas colombianas tienen una carga cercana al 67% convirtiéndola en la más alta de la región, algo que las hace poco competitivas en un mercado internacional que cada dia es más competitivo. Adicionalmente, esta asfixia tributaria no permitía una generación de empleo dinámica, que se refleja en una tasa cercana al 11% de desempleo y una cercana al 18% de desempleo juvenil. La medida de bajarle la carga al sector productivo, sin lugar a dudas reactivará la generación de empleo y logrará darle solución a ese problema heredado de la anterior administración. Pero lo más importante, logrará dinamizar la economía que bien estancada recibió. 

Como segunda medida, el Presidente Duque propone reducir el IVA progresivamente y de esta forma ayudar a que el ciudadano de a pie tenga mayores posibilidades de gasto y con esto reactivar el consumo y la confianza que estaba en terreno negativo. La propuesta que viene planteada en la Ley de Financiamiento, es que en el próximo año la tarifa de IVA sea del 18% y en el 2020 sea del 17% y dependiendo del estado se reduciría a 16%. Cabe señalar, que fue la administración anterior la que subió el IVA del 16 al 19%. 

Estas medidas, no siempre son populares, pero en su gran mayoría son necesarias y en este caso también son ascéticas. La situación en la que recibió el pais el Presidente Duque fue crítica y a buena hora explicada y comunicada a los ciudadanos. Ahora lo que viene, es un trabajo intenso, en donde como ciudadanía debemos rodear al Presidente Duque y contrarrestar los ataques de los detractores. Ellos retos  son muy grandes, pero las capacidades del Presidente Duque y su gobierno son suficientes para enfrentarlos. 

@camilorubianobe

Publicado: noviembre 19 de 2018